<!-- Contacte con un experto para atención individualizada -  965 217 141 -  676 056 839 -  info@amayajoyeros.com - Cumplimos todas las medidas contra el Covid-19. -->
English | Français | Deutsch

Los Diamantes

Guía para determinar el valor y la calidad de un diamante

La palabra diamante en el griego antiguo significa «propio» o «inalterable». Esto remite claramente a las propiedades físicas y químicas del diamante, cuya dureza y conductividad térmica son las más altas de todos los materiales comunes.

Todos los diamantes de Amaya son naturales, sin tratamientos de color y pureza. Como una huella digital, cada diamante es único y cada uno tiene diferentes cualidades que influyen en su belleza y valor. Debido a que hay tantas características utilizadas para explicar la calidad de un diamante, comprar un anillo de compromiso de diamantes puede ser un acto especial en tu vida; lo mejor es dejarse aconsejar por un joyero de confianza y que te asesore. En AMAYA tenemos personal especializado que te informará y responderemos a tus necesidades.

Las 4C 

 

A la hora de calcular el valor de un diamante, se recurre a cuatro características denominadas en su conjunto como las 4C. Deben su nombre a las siglas en inglés de clarity (claridad o pureza), color (color), cut (corte o talla), y carat weight (peso en quilates, carat en inglés). Estas propiedades, sumadas a una eficiente mercadotecnia hacen que el diamante sea la gema más cotizada y empleada en el mundo de la joyería, y la más famosa entre el público general. 

El GIA (Gemological Institute of America, Instituto Gemológico de América) desarrolló los 4C en respuesta al deseo del sector de tener un sistema de clasificación universal para comparar y evaluar objetivamente las características y la calidad de los diamantes.

Peso en quilates

Como sucede con todas las piedras preciosas, el peso de un diamante se expresa en quilates. La palabra quilate tiene su origen en una medida de la naturaleza, las semillas del algarrobo. El peso de los diamantes se determinaba tradicionalmente por medio de estas semillas; posteriormente el sistema se estandarizó y se fijó: un quilate equivale a 0,2 gramos (la quinta parte de un gramo). Un quilate se divide en 100 «puntos», por lo que un diamante de 25 puntos se describe como un cuarto de quilate o 0,25 quilates.

Pureza o claridad

Casi todos los diamantes contienen unos vestigios diminutos de carbono no cristalizado o pequeños cristales que no son diamantes. La mayoría no son perceptibles a simple vista y sólo se observan si se utilizan métodos de aumento. Estas impurezas se denominan inclusiones, son las huellas dactilares de la naturaleza y hacen que cada diamante sea único. Sin embargo, cuanto menos tenga, más excepcional será la piedra. La pureza, por lo tanto, es el término utilizado para indicar hasta qué punto la piedra que se adhiere está libre de estos fenómenos naturales; esta pureza se denomina también claridad.

Color

Algunos diamantes de color excepcional como verde, rojo, azul, rosa o ámbar son conocidos como diamantes de Fantasía. El color de un diamante se refiere a la cantidad de color, o falta de color, en un diamante.Por otro lado, aunque la mayoría de los diamantes no tienen color aparentemente, otros pueden contener ligeros tintes amarillos o marrones, como los denominados diamantes champán. Muchos factores influyen en el aspecto general del color de un diamante, incluidos: color del cuerpo, forma, tamaño, proporciones y la posición e iluminación en la que se ve.

Corte

De todas las 4C, ésta es aquella sobre la que el hombre ejerce una influencia más directa. Las otras tres son dictadas por la propia naturaleza. El corte de un diamante determina su brillo y tiene la mayor influencia general en la belleza y el valor de un diamante. Por estas razones, el corte es una característica importante de los diamantes.

Tallas de los diamantes

La talla describe la forma de un diamante. Cada talla tiene atributos únicos, que lo distinguen de otras tallas de diamante. En última instancia, elegir una talla de diamante es una cuestión de preferencia personal.

La talla o forma de un diamante influirá de un modo fundamental en su fuego y brillo, ya que será la habilidad del tallador la que libere su belleza.

También denominado Redondo, el diamante de corte redondo es la talla de diamante más popular. Los diamantes talla Brillante tienen tradicionalmente 57 o 58 facetas. La forma redonda generalmente permite una mayor flexibilidad en términos de equilibrar los grados de corte, color y claridad al tiempo que obtiene el fuego y el brillo deseados.

También conocida como Cuadrada, tiene un aspecto luminoso y centelleante. Los diamantes de talla Princesa se caracterizan por su forma cuadrada, esquinas puntiagudas y facetas de talla brillante. La forma puede variar en cuán cuadrados o rectangulares son.

Es rectangular, con facetas en cada uno de sus lados externos y ángulos. Los diamantes de talla Esmeralda se distinguen por su pabellón de forma diferente, que se corta con facetas rectangulares o escalonadas. Estas facetas son paralelas entre sí, a diferencia de las facetas de corte brillante, que tienen facetas opuestas que se reflejan entre sí. El corte crea una tabla más grande, que resalta la claridad y puede hacer que cualquier imperfección natural sea más visible. Al igual que con los diamantes de talla Princesa, la forma de un diamante de talla Esmeralda puede variar en su rectangularidad.

Los diamantes de talla Asscher están estrechamente relacionados con los diamantes de talla Esmeralda, excepto que son cuadrados. Los Asschers tienen las mismas facetas rectangulares, que crean una apariencia óptica única, además de resaltar su claridad. Al igual que con los diamantes de talla esmeralda, las facetas resaltan la claridad del diamante y pueden hacer que las imperfecciones naturales sean más visibles.

Es el nombre que se le da a un diamante cuando es alargado y puntiagudo en sus extremos. Los diamantes con talla Marquesa tienen facetas brillantes. La forma de un diamante Marquesa también puede maximizar el peso en quilates, dando la impresión de un diamante de aspecto más grande.

Es una adaptación de la Brillante y aparenta ser mayor, aún con el mismo peso en quilates. Los diamantes de talla Ovalado tienen facetas brillantes similares a los diamantes redondos. Los óvalos pueden variar en su relación de largo a ancho, con algunos diamantes de talla ovalada que son más cortos y anchos y otros más largos y más delgados.

Los diamantes de talla Radiante se caracterizan por esquinas recortadas, una forma cuadrada y facetas brillantes. Los diamantes de talla Radiante pueden variar en su grado de rectangularidad.

Es una variación de la talla Brillante con forma de pera, con 56 facetas. También llamada lágrima, por su punto único y bordes redondeados, la talla Pera tiene facetas de corte brillante y puede variar en términos de su relación de largo a ancho.

Es seguramente la más romántica de las conocidas como tallas de Fantasía. El diamante de talla Corazón tiene una forma única con facetas de corte brillante.

También conocido como diamante «tallado en almohada». El diamante de talla Cojín se caracteriza por esquinas redondeadas y facetas más grandes, que aumentan el brillo del diamante. Las facetas más grandes también resaltan la claridad del diamante, lo que puede hacer que las imperfecciones naturales sean más visibles. Los diamantes de talla Cojín también varían en forma de cuadrado a ovalado o rectangular. Se suele usar mucho por la belleza que le da a la piedra en diamantes color Fancy, especialmente con los Yellow.

Certificación de los diamantes

Un Certificado de Diamante es un informe creado por un gemólogo experto o instituto gemológico, que proporciona un análisis de las dimensiones, claridad, color, pulido, simetría y otras características de un diamante. El instituto gemológico más conocido y respetado es el Gemological Institute of America (GIA), el Instituto Gemológico de América.

Amaya Joyeros
Plaza Calvo Sotelo, 12 03001 Alicante, España
+34 965 217 141 +34 965 207 997 info@amayajoyeros.com